beurer_pulsometro

Entrenar con Pulsómetro0

De un tiempo a esta parte, se ha puesto de moda el entrenar con pulsómetro. Se hace incluso extraño aquel que no lo lleva. Ya casi han pasado a la historia los tiempos en que se entrenaba por “sensaciones”: ahora las sensaciones tienen 3 dígitos y las marcan los latidos del corazón.
El ejercicio no debe basarse únicamente en la distancia recorrida o el tiempo que se tarda en ello, también debe tenerse en cuenta el grado de esfuerzo físico necesario para realizar el trabajo programado. En este sentido puede decirse que es necesario medir la frecuencia cardiaca para controlar la intensidad del ejercicio y proporcionar información sobre los cambios que se producen durante el esfuerzo. El control de la frecuencia cardiaca durante el entrenamiento además de proporcionar información de la intensidad a la que se realiza el esfuerzo, indica si se produce la recuperación entre intervalos de esfuerzo en la forma adecuada o con la rapidez con que se utiliza un tipo determinado de energía disponible. En este sentido, el pulsómetro constituye una valiosa herramienta de control, evaluación y retroalimentación del ejercicio físico programado.

Características del pulsómetro

El pulsometro es un equipo que permite registrar la frecuencia cardiaca. Existen multitud de tipos y con diferentes aplicaciones en el campo deportivo, desde los que llevan incorporados las bicicletas ergométricas y otros aparatos del gimnasio, hasta los más sofisticados que permiten recibir y volcar información a un ordenador.

Está compuesto por dos elementos, un emisor que capta la señal de frecuencia cardiaca y la transmite y un receptor. En los pulsómetros actuales la transmisión se hace por radiofrecuencia con lo cual no existen cables ni elementos que puedan resultar molestos durante la realización del ejercicio.

La exactitud de la medición de la frecuencia cardiaca de los pulsómetros modernos es comparable a la de los equipos de laboratorio que utilizan técnicas electrocardiográficas, sin que existan diferencias significativas entre ambos.

Los pulsómetros actuales de un tipo medio-alto, tienen una serie de funciones, aparte de las habituales de un reloj de pulsera (alarma, calendario, etc.) que permiten seguir con total exactitud el entrenamiento programado. Los más sencillos registran la frecuencia cardiaca y la muestran en la pantalla del reloj. Los modelos un poco más avanzados cuentan además con funciones de cronómetro, posibilidad de registro de la frecuencia cardiaca cada 5, 15 ó 60 segundos, doble o (triple) contador de periodos -timer- con su correspondiente alarma, lo que permite programar los tiempos de las fases de trabajo y de recuperación del entrenamiento interválico y de repeticiones, indicador de límites inferior y superior de frecuencia cardiaca en cada uno de los timer con alarma que se activa cuando la frecuencia cardiaca se sitúa por encima o por debajo de los límites establecidos y otras funciones.

Los modelos más sofisticados cuentan con una función muy interesante como es la disposición de memorias para el almacenamiento de los registros de frecuencia cardiaca y posterior volcado a ordenador para su análisis y estudio. Además, algunos modelos cuentan con funciones específicas para ciclismo, registro de velocidad/distancia recorrida, máxima, promedio, y registro de cadencia de pedaleo y altitud.

Jon

Leave a Comment