5 errores comunes al preparar una maratón0

5 consejos que deberás tener en cuenta para no fracasar al preparar una maratón

¿Tienes programada una maratón en tu calendario competitivo? Si te encuentras en las últimas 12-16 semanas de preparación para una maratón es hora de apretarse el cinturón y tomarse en serio el entrenamiento. Te mostramos los errores más comunes de los maratonianos que deberías intentar evitar, sobre todo en los últimos meses de preparación.

prepara una maratón

Seleccionar la fecha objetivo de forma arbitraria

Para poder llegar en óptimas condiciones a la competición, debemos seleccionar una fecha de competición adecuada, que nos permita planificar un periodo de entrenamiento suficiente. Necesitamos un periodo de entrenamiento realista, acorde a nuestras habilidades y nuestro nivel de forma. En muchas ocasiones los corredores seleccionan el objetivo de forma arbitraria, y sin darse cuenta se están cavando su propia tumba. El hecho de no tener un tiempo suficiente para preparar la maratón, implica entrenar en niveles de entrenamiento inadecuados que no permiten adquirir las adaptaciones adecuadas. Y peor aún, la extralimitación suele terminar en muchas ocasiones en lesiones, por entrenar por encima de nuestras capacidades.

No practicar la estrategia nutricional competitiva durante los entrenamientos

No vale simplemente con tomar algún gel o bebidas en el entrenamiento para preparar la estrategia nutritiva de la competición. Esta falta de preparación suele resultar en calambres y pájaras en el día de competición.

Es importante saber cómo reacciona nuestro cuerpo ante la ingesta de diferentes alimentos y bebidas que tomaremos en la competición. Experimentar esto tanto en días caluros como fríos, ya que la ingesta es diferente. En definitiva, debemos diseñar un plan detallado, pensando en todo. ¿Cada cuanto tiempo comeremos y beberemos? ¿Qué sabores utilizaremos? ¿Pararemos en los puestos de avituallamiento o beberemos en marcha?

Cuando tengamos claro que es lo que más nos interesa, debemos empezar a practicarlo en los entrenamientos tal y como lo haremos en competición, para comprobar posibles errores o puntos de mejora.

preparar una maratón

Asustarnos tras un mal entrenamiento

Tendrás un día malo de entrenamiento, y casi con seguridad más de uno. Inmediatamente comenzarás a cuestionarte tu estado físico y muchas preguntas rondarán tu cabeza. ¿Estoy entrenando muy fuerte? ¿Llegaré en buena forma al día de la competición?

Esta excesiva comida de cabeza resulta casi siempre en un pánico nada recomendable para nuestro futuro. Lo más común es hacer algo estúpido en el siguiente entrenamiento, intentar recuperar el mal día anterior con un sobreentrenamiento. Precisamente este es uno de los errores más graves en el proceso de entrenamiento, ya que puede provocar una lesión o un sobreentrenamiento, lo que supondrá un bajón en nuestras prestaciones.

Cuando tengamos un entrenamiento malo de estos que hablamos, no te asustes, ya que es normal que ocurra en algún momento del proceso. Mantén la cabeza fría e intenta pensar cual ha sido el error. ¿Has comido adecuadamente y lo suficiente para tener los depósitos preparados? ¿Descansaste adecuadamente de la sesión anterior? Y a partir de aquí intenta solucionarlo para el futuro.

No incrementar la ingesta nutricional para una óptima recuperación

Cuando entrenamos para una maratón, entrenamos más kilometraje, trabajos más duros, y realizamos tiradas muy largas. Esto supone que deberemos de poner mayor énfasis en la recuperación. Lógicamente, con más entrenamiento, perdemos más calorías y necesitamos mayores depósitos, lo que requerirá un aumento en la ingesta.

Muchos corredores olvidan esto y continúan comiendo lo mismo y en la misma proporción que cuando entrenaban para una distancia menos exigente (en muchas ocasiones de forma consciente para perder kilos)

De esta forma, el cuerpo no tiene los nutrientes y la gasolina suficiente para recuperarse de forma adecuada. Comenzarás a sentirte cansado, sin fuerza en los entrenamientos, y con dificultad para recuperarte entre sesiones de entrenamiento.

preparar una maratón

No trabajar los ritmos de paso

Conocer cuál es nuestro ritmo de carrera adecuado para cada momento es una de las habilidades más complicadas de adquirir. Sin embargo, correr un poco por encima o un poco por debajo de nuestras capacidades puede echar al traste nuestra intención de realizar un record personal. Si rodamos durante muchos kilómetros por debajo de nuestro ritmo de carrera óptimo, puede que no seamos capaces de recuperar ese tiempo perdido en los últimos kilómetros. En cambio, si rodamos algo más rápido que nuestro límite, puede que nos vengamos abajo al final de la prueba y perdamos muchísimo tiempo. De ahí la importancia de conocer nuestro ritmo óptimo.

No es sencillo adquirir esta habilidad ya que requiere de mucha experiencia y mucho conocimiento del propio cuerpo y de nuestras capacidades, por lo que con los años y con las competiciones debemos de ir mejorando esta habilidad tan importante.

Jon

Leave a Comment